Preboda en clave de sol

No he empezado a escribir y ya me faltan las palabras para describir a esta pareja y a los ratos que hemos pasado juntos a través del objetivo.

Completos desconocidos que se convierten en todo lo contrario. La verdad que es raro. A quién se le diga, es verdad. Conocer a una pareja de verla dos veces, y sin embargo, entablar algo con ellos que supera el limite de ese corto espacio de tiempo.

Conocer a Juan y a Julia ha sido una prueba más de que la fotografía abre caminos, caminos de vida. Conocer su amor, un amor hilado entre claves de sol, seis cuerdas y micrófonos. Un amor que no se nota sólo en el escenario. Un amor que se nota cuando se hablan, cuando se miran y cuando se dirigen al mundo. (En este caso, este pequeño mundo que es el mío).

Grandes artistas (qué voz la de ella), pero mejores personas. Cariñosos, pacientes, tranquilos, creativos. Tienen magia.