Embarazo Paloma

Es la maravilla de la vida, otra vez. Que no me canso de contemplar, que no me canso de asombrar, que no me canso de fotografiar.

Es la maravilla del amor entre dos personas. Que no me canso de admirar, que no me canso de descubrir, que no me canso de anhelar.

Es la maravilla de vivir entre amigos. Que no me canso de agradecer, que no me canso de vivir, que no me canso de compartir.

A sólo cuatro días de dar a luz, compartí con Paloma y Mateo, los instantes últimos antes de conocer por primera vez la cara de lo que será ahora lo más importante de sus vidas. Lo que ya es.

Cuando veía las fotos, se me vino un poema a la cabeza. No creo que haya mejor forma de expresar el amor que esperabais, y, -por qué no- el que os tenéis el uno al otro, que con este poema de E.E Cummings. Para vosotros.

 

Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón.

Nunca estoy sin él. A donde quiera que voy, vas tú mi amor;
Y aquello que hago yo sola es gracias a ti, mi cielo.
No le temo al destino, ya que tú eres mi destino, cariño.
No quiero ningún mundo (porque tú eres mi mundo, mi bien).
Este es el secreto más profundo que nadie conoce…
Esta es la raíz de la raíz; y el brote del brote
y el cielo del cielo de un árbol llamado vida;
Que crece más alto de lo que el alma pueda esperar… o la mente ocultar.
Es la maravilla que mantiene las estrellas separadas

Llevo tu corazón, lo llevo en mi corazón