Amar y Servir (Personal)

Cada vez estoy más segura que las familias no solo las une la sangre. Y una vez más, con más fuerza que nunca, he experimentado esa sensación de FAMILIA que va mucho más allá de esa mera necesidad de sangre.

Una de esas experiencias que se guardan en lo más profundo del corazón, que no se olvidan, y que te trastocan todo tu mundo interior y exterior.

Ha sido una maravilla poder vivir estas experiencias en compañía de FAMILIA. Y más privilegio ha sido, el poder ser testigo de todo ello, y de cada momento a través del visor de mi cámara. Dejando así una huella que nos hará recordar a cada uno, todo lo que experimentamos en estos días.